Este fin de semana se celebra la concentración de Paramotor con más solera de España. No es de extrañar, todos los amantes del paramotor tienen una cita invernal en La Puebla de Los Infantes. Pinguinos, motores, frío y diversión. El que quiera participar de la feria de material deportivo, las hogueras y exhibiciones aéreas no debe faltar. Las Candelas es algo más de una mera reunión.  Dice el presidente del COI, Jacques Rogge, que “deporte y turismo comparten objetivos comunes: tender puentes de comprensión entre culturas, formas de vida y tradiciones diferentes, promover la paz y la buena voluntad entre las naciones, motivar e inspirar a los jóvenes y brindar entretenimiento y disfrute para aliviar las presiones de la vida cotidiana de grandes sectores de la población.»

Algo así son Las Candelas aunque menos pretencioso, por supuesto y a un nivel mucho más reducido. Pero sí que tienen la propiedad de haber unido no sólo los conceptos de turismo y deporte sino dos comunidades totalmente opuestas entre sí a priori: la de los “paramotoreros” y la de los vecinos de La Puebla de los Infantes, y conjugar dos acontecimientos diferentes: una concentración de paramotores y una fiesta local, Las Candelas.  Doce años después de que se iniciara la experiencia, uno no se entiende sin el otro. Las dos citas han crecido juntas, evolucionado juntas y devenido en un punto de encuentro esperado con ansiedad por todos.