Con unas condiciones meteorológicas estupendas, algo muy importante por ser quienes somos, todo transcurrió según lo previsto.
El Club Parapente Madrid celebró a mediados del mes de enero su encuentro y cena anual, una jornada que se inició bien temprano, puesto que ya desde las 9.30 horas se pudieron ver los vuelos de cinco paramotores y dos paratrikes en la localidad de Campillo de Ranas (Guadalajara).

Tras surcar los aires, llegó una merecida comida en la terraza del albergue, algunos incluso en manga corta a pesar de la época, que resultó ideal para reponer fuerzas antes de empezar a volar, esta vez en La Muela de Alarilla, por la tarde.

Con el anochecer ya encima, fue tiempo de acudir al restaurante Lino para celebrar la cena anual. El gran espectáculo de magia de Alberto Rodríguez amenizó la velada, como preámbulo para continuar tomando algo durante la noche.

Esto sólo ha sido el comienzo de 2014, por lo que esperamos que se den a lo largo del año muchos más eventos como éste. ¡Muchas gracias a todos!
¡Vive la aventura!