Se termina en 2017 y ha sido un año con muchas satisfacciones, grandes logros empresariales, muchísimas horas voladas y también golpes duros.

2017 empresarialmente ha sido el mejor, de los años 8 años de vida que tiene Parapente Madrid, creada en Octubre de 2009. Terminamos con un total de 1400 biplazas realizados por, Ruben Vicente, Alberto Rodriguez y yo (Sergio Laguna unos 800 de ellos), la escuela ha contado con más de 20 alumnos a cargo del “maestro” Jorge Alvarez y como pieza clave en todo este proyecto, Olaya Abad en la administracion y que siempre está ahí y me aguanta el día a día.

Este año y  después de unos cuantos dedicado únicamente a la empresa y los vuelos comerciales, he retomado el vuelo deportivo, con algunos vuelito de cross y acrobacia, compitiendo en el campeonato de España de acrobacia y despertando nuevamente esas maravillosas  sensaciones, que nos da el parapente,  superarnos vuelo a vuelo. Esto ha sido un comienzo y espero en el 2018 tener mucho más tiempo, para viajar, volar y disfrutar todos con los en este año hemos volado juntos y los que nos esperen los futuros años.

Los golpes duros a veces son muy duros y con esto ya sabéis todos los que me conocéis, que me refiero a la perdida de Ruben Vicente, después del accidente sufrido hace poco más de un mes en el campeonato de España de paramotor, donde perdió la vida. Una persona, que los que le conocíamos, sabéis las ganas de vivir que tenía, mil proyectos para hacer y siempre con buen humor. “Todavía sin aceptarlo, te echamos mucho de menos Ruben”.

Con todo esto, muchas gracias a todo el equipo de Parapente Madrid, este año contando con Carlos Rodriguez, que nuevamente se ha incorporado después de un año sabático y habiendo estado a cargo de la escuela durante muchos años. A todos los socios del club Parapente Madrid que este 2017 hemos sido 84 y desearos suerte un buen 2018, para todos aquellos que os lo merezcáis.